• Previo F1 JDT 2013 Italia, Monza

      Decimotercera prueba puntuable, en el templo de la velocidad, situado en Italia, el circuito de Monza donde las velocidades superan los 330 kilómetros por hora, y se está con el acelerador pisado más del 70% de la vuelta, en sus larguísimas rectas del circuito italiano. Un Borja muy motivado que le quita la segunda posición a Calado se ve con posibilidades de arrebatar las siguientes carreras del campeonato y poder soñar con el campeonato. Un trazado donde la salida es clave, punto clave si sales vivo, un auténtico embudo en el que el más mínimo toque es posible. Salir delante no es fundamental ya que hay grandísimas oportunidades para el adelantamiento, pero si que es importante a la hora de evitar posibles accidentes en las primeras vueltas, en el que sobre todo el Safety Car tendrá un papel importante a la hora de decidir las estrategias. Un Gran Premio en el que habrá múltiples bajas en cuanto a reservas se refiere con respecto a la pasada carrera en Spa, donde ni Hakkinen, ni Mansell estarán en la parrilla de salida, veremos si no hay alguna sorpresa

      Historia


      El Autódromo Nacional de Monza, fue el tercer circuito permanente que se construyó en el mundo, precedido de Brooklands en Inglaterra de 1907 y el de Indianápolis en EEUU, de 1909.

      Durante sus mas de 70 años de actividad se han celebrado mas de 60 Grandes Premios de Italia además de otras competiciones de motor.
      Por otra parte, el Gran Premio de Italia fue designado siete veces Gran premio de Europa entre 1923 y 1967.
      El Automóvil Club de Milán decidió en Enero de 1922 la construcción del Autódromo de Monza para celebrar el 25 aniversario de la fundación del club. Los trabajos fueron financiados por el presidente del Club, el senador Silvio Crespi y su director, Arturo Mercanti, quienes eligieron como arquitecto del proyecto a Alfredo Rossetti.

      Una anécdota curiosa; resulta que tras la colocación de la primera piedra en Febrero de 1922, el secretario de Educación recibió quejas de los ecologistas y tuvo que suspender los trabajos por razones de “Conservación paisajística y cultural”, de este modo los planes originales de hacer un circuito de 14 Km. se quedaron en el que finalmente se construyó de “sólo” 10 Km.A pesar de todo, los trabajos comenzaron el día 15 de Mayo de 1922 y gracias al esfuerzo de 35.000 trabajadores, estuvo terminado en 110 días.

      El circuito estaba constituido por 2 secciones de características muy distintas, el trazado curvilíneo mas parecido al actual de 5,5 Km. y el famoso óvalo de 4,5 Km. con dos curvas elevadas de 320 grados. En esta sección oval se calculaba que se podían alcanzar velocidades de 180-190 Km/h.
      En total el circuito tenía una longitud de 10 Km. ya que se usaban ambos trazados combinados para la carrera. Al hacer esto ocurría que en cada vuelta se pasaba 2 veces por la línea de meta para así hacer el cambio de una sección a la otra.

      Este trazado se utilizó entre 1922 y 1928, cuando en el GP de ese año se produjo un trágico accidente que costó la vida del piloto Emilio Materassi y entre 20 y 27 espectadores (según diferentes fuentes) además de causar 40 heridos.
      Así empezó la leyenda de Monza, su velocidad y la larga lista de tragedias que se han sucedido en su historia, si tenéis curiosidad aquí podéis ver la lista de muertes en este circuito en las diferentes competiciones que se han celebrado, escalofriante…

      Por motivos de seguridad al año siguiente, 1929 y hasta 1931, sólo se utilizó el trazado oval. En 1932 y 1933 se volvió al trazado completo original, pero la tragedia volvió a ser protagonista, esta vez 3 pilotos, Campari, Borzacchini y Czaykowski murieron en la curva sur del óvalo.

      A partir de aquí comenzaron las remodelaciones del circuito intentando hacerlo mas seguro, en estos años le dieron el nombre de “Circuito Florio”

      En 1938-39 se realizaron obras en las infraestructuras, con nuevas gradas, reasfaltado de la pista y 2 nuevas curvas.

      Esta configuración fue la utilizada hasta 1954, aunque tras la 2ª Guerra Mundial debieron acometerse trabajos de reparación por los daños sufridos ya que fue utilizado como almacén de vehículos del gobierno e incluso como alojamiento de los animales del zoo local. Un desfile de las tropas aliadas en 1945 estropeó el firme de la recta principal tras la guerra, de modo que no volvió a haber carreras en Monza hasta 1949 y desde entonces, salvo un año 1980 que se corrió en Imola, siempre se han celebrado aquí los Grandes Premios de Italia.

      A partir de 1950 comienza el campeonato mundial de Fórmula 1, y el Gran Premio de Italia en su circuito de Monza se celebra desde ese primer año.

      En 1955 se acometieron nuevos trabajos de reforma en el circuito que volvió a acercarse a su diseño original.
      El óvalo de 4,25 Km. se unía ahora a la sección curvilínea de 5,75 Km. volviendo a su longitud original de 10 Km. La sección oval incluyó la legendaria curva “Parabólica”. También se construyó un puente que pasaba sobre una parte de la pista.

      En la carrera de 1961 ocurrió una nueva tragedia, un accidente que se cobró la vida del piloto Wolfgang von Tripps de Ferrari y 15 espectadores. Esto supuso el final de la utilización de la sección ovalada de alta velocidad aun no habiendo ocurrido el accidente en ella, sino en la entrada a la Parabólica.

      Así llegamos a los 70s, la época de las más grandes carreras y las más altas velocidades del circuito y como no podía ser de otra forma, también salpicada por muertes.
      En cada carrera se marcaba un nuevo record de vuelta rápida, fueron los años de la velocidad pura y dura.

      A partir de esta carrera de 1971, se introdujeron nuevas chicannes para intentar hacer la pista mas segura y menos rápida.
      Así aparecen las “Variante de Ascari”, modificada después en 1974, y la “Variante de Rettifilo”.

      Entre 1976 y 1994, la configuración fue estable con una longitud de 5,8 Km.

      En 1999 Hakkinen iba liderando con cierta comodidad y podía lograr puntos decisivos para el mundial pero cuando parecía que todo estaba asegurado se salió en la primera chicanne….
      Y así en el año 2000 llegamos a la configuración actual.


      Información Técnica

      El Autódromo Nazionale Monza consta de 11 curvas (Contando las tres variantes) que junto a las amplias rectas componen los 5’793 kilómetros de longitud del circuito. Así, en el Gran Premio de Fórmula 1 en el que se disputan vueltas, los pilotos completan un total de 278,720 kilómetros.
      Las dos rectas principales son la recta de meta, que va desde el final de la curva Parabólica hasta la variante 1 y tiene 958 metros de longitud, y la recta que precede a la Parabólica, de 1’194 kilómetros de longitud.
      El tiempo que se pierde en una parada en boxes, además del tiempo empleado por los mecánicos en cambiar neumáticos es de unos 17 segundos y medio




      Videos










      Comentarios 2 Comentarios
      1. Avatar de Manu JDT
        Manu JDT -
        Good Job!
      1. Avatar de Jorge Cuartas
        Jorge Cuartas -