• Previo V8 Supercars Bathurst, Mount Panorama

      Con la resaca aún de Adelaide, seguimos en Australia, pero esta vez nos trasladamos al campeonato de V8 Supercars. Nuestros Motorhomes ya han llegado desde Nueva Zelanda, los boxes están montados y todo preparado para la carrera. Después del fiasco de Borja en la anterior carrera donde perdió el liderato, todo se aprieta en el campeonato donde llegan pilotos nuevos pisando fuerte como Jorge García, y pilotos veteranos que le han cogido el puntillo al coche y están despuntando en la categoría como es el caso de Joakkinen y Manu. El lío en la zona media de la tabla con pilotos como Marci, Jesús, Alberto y Iago siempre al acecho, será un aliciente más para esta carrera, símbolo de las carreras en nuestras antípodas, la más importante. Circuito muy técnico donde como en casi todos, el más mínimo error, sobre todo en algunas partes del circuito, echará por tierra las aspiraciones de algún piloto.



      HISTORIA


      A doscientos kilómetros al oeste de Sídney se encuentra Bathurst. Una pequeña localidad de 13000 habitantes en mitad de la seca llanura australiana. La ciudad no tiene nada especial. No es más que una antigua población de colonos que decidieron quedarse durante la fiebre del oro de la zona para explotar los yacimientos del monte Panorama, al sur de la ciudad. Ya pasada la fiebre, en los años treinta, el alcalde decidió hacer una carretera que subiera al mismo para que la gente fuera allí a pasar los domingos apreciando las vistas. Es difícil comprender que tenía en la cabeza el ingeniero de ese trabajo, porque como carretera para los domingos es criminal, sin embargo como circuito…


      En 1960 utilizaron esta misma carretera como circuito para hacer las 500 millas de Bathurst, e inmediatamente se convirtió en un clásico. Desde entonces la carrera ha pasado a aumentar un poco su distancia al convertirse en los 1000 kilómetros de Bathurst: la carrera más grande de las antípodas. En medio siglo se ha convertido en la meca australiana del motor, en Mount Panorama. Hoy día es el campo de batalla donde Ford Australia y Holden (GM), las principales marcas australianas se enfrentan. En octubre de cada año se reúnen para la carrera más despiadada da del año: No importa cuántas victorias hayas obtenido durante esa temporada: vencer en La Gran Carrera es una batalla aparte.



      EL CIRCUITO




      Curiosamente, el trazado original sigue prácticamente intacto. Excepto una chicane muy rápida en la recta de bajada y las medidas de seguridad típicas (más muros y trampas de grava) lo que un piloto experimenta hoy en día es lo mismo que uno hace cincuenta años. ¿Y qué es lo que experimenta un piloto? Pues uno de los circuitos más exigentes del mundo.
      Comienzan en la llanura al pie del monte Panorama, que se alza a su izquierda, tras el paddock. Aceleras hasta llegar a Hell´s Corner (llamada así por sus incontables incidentes), una curva a izquierdas de 90 grados. Sales a la recta de la montaña que comienza la subida al monte de más de un kilómetro de longitud. A medida que te vas acercando, los muros del circuito se van cerrando a los lados mientras los árboles empiezan a sustituir la llanura. En mitad de la subida aparece la primera curva de la montaña: ciega a derechas: te tiras en cuarta, intentando no desestabilizar el coche para la siguiente curva a la izquierda, que va cerrando el radio a medida que entras. Sales de la misma en un cambio de rasante, con el coche aligerándose y perdiendo tracción, muros dentro y fuera de la pista: Da un coletazo y lo más posible es que te quedes sin coche. Sin descansar ni un segundo tomas dos curvas rápidas a derecha en cuesta arriba y llegas a Sulman Park: Una curva que se toma en cuarta con tres vértices y dos cambios de rasante en medio. El coche va aligerándose y haciéndose pesado mientras negocias la curva a doscientos.


      Al salir de la misma llegas a Skyline: se llama así porque solo ves cielo entrando a este cambio de rasante, pero es la entrada a las Esses, así que antes de llegar apuntas el coche a la derecha dejando que pase Skyline en línea recta, entre otras cosas porque estás en el aire. Durante esta milésima de segundo puedes rezar porque la curva siga ahí, o porque no haya ningún coche cruzado, pues no tendrás tiempo de frenar. Derecha, izquierda y derecha en cuesta abajo seguida inmediatamente del Dipper: la versión australiana del Sacacorchos de Laguna Seca, en la que es normal ver a los coches levantar las ruedas interiores.


      Sales del Dipper y acabas las Esses con otra derecha izquierda y derecha sin llegar a poner el pie a fondo, e inmediatamente después frenas para entrar en Forest´s Elbow, la última curva de la montaña. Más te vale haber salido bien de la misma porque te espera la recta de descenso del monte en la que los coches alcanzan los 300km/h. A esa velocidad regresas a la llanura, mientras la suspensión hace lo que puede para mantenerte en línea recta entre todos los baches que hay. Sin levantar el pedal tomas una curva a derechas y desintegras los frenos para la Caltex Chase, que tomas a cien. Sales de ella para tirar a la derecha acelerando, y frenas para llegar a la última curva de 90 grados a la izquierda que te devuelve a la recta de meta. Enhorabuena, acabas de dar una vuelta a Bathurst…

      [CENTER]


      VIDEOS