Cómo actúa un amortiguador; Los amortiguadores contrarrestan la compresión (bound) y descarga (rebound) de los muelles oponiendo resistencia a dichas fuerzas. Esto se consigue empujando fluidos hidráulicos cuando el amortiguador está en movimiento a través de pequeñas válvulas regulables situadas en el interior del amortiguador. A mayor valor en el parámetro del amortiguador, mayor resistencia.

El máximo nivel de tracción de una rueda se alcanzará cuando el muelle esté totalmente comprimido. Es en ese momento cuando la rueda tiene el máximo peso transferido a través del conjunto de la suspensión y el neumático hacia la pista. En sentido genérico, ese peso se traduce en tracción. El trabajo del amortiguador es regular la velocidad a la que se le permite al amortiguador comprimirse al máximo. Los muelles regulan CUANTO peso se transfiere, los amortiguadores regulan CÓMO y CUANDO se transfiere ese peso.

La forma más fácil para empezar a comprender los amortiguadores es en una línea recta, en frenada o aceleración:
En frenada, la mayor parte del peso del vehículo se desplazará de la parte trasera a la delantera. Los muelles delanteros se comprimirán mientras que los traseros se descargarán. Igualmente, los amortiguadores también se comprimirán (delanteros) y descargarán (traseros). Cuanto más rápido se permita a los muelles delanteros alcanzar su estado de máxima compresión, más rápido alcanzarán los neumáticos delanteros la máxima tracción para acometer la frenada. Valores bajos de compresión ofrecerán menor resistencia a la compresión del muelle, permitiendo que el peso se transfiera muy rápidamente cuando se aplican los frenos. El valor de compresión del amortiguador trasero no tendrá ningún efecto en este caso, pero el de descarga sí. Valores mayores de descarga opondrán mayor resistencia a la descarga de los muelles traseros. Si no se permite al muelle descargar rápidamente, las ruedas traseras se elevarán en cierto modo de la superficie (naturalmente, el ejemplo está exagerado). Valores más bajos de descarga en los amortiguadores traseros permitirán que las ruedas traseras permanezcan en contacto con la superficie y ofrecerán mayor tracción trasera durante la transferencia de peso a la parte delantera.

Exactamente lo contrario ocurre cuando aceleramos en línea recta, donde los amortiguadores traseros se comprimen y los delanteros se descargan. Seguro que desea la máxima tracción en los neumáticos traseros al acelerar, pero los neumáticos delanteros también pueden necesitar ajustes en tracción para prevenir sub-viraje o sobre-viraje. Puede ajustar este aspecto regulando la compresión de la suspensión trasera o la descarga de la suspensión delantera.

La misma filosofía se puede aplicar también "lateralmente". Las curvas largas constantes que no implican frenadas o aceleraciones fuertes transferirán el peso del vehículo a izquierda o derecha. Puede decidir la velocidad con la que permite esa transferencia de pesos mediante el ajuste de los amortiguadores izquierdo y derecho, pero tenga en cuenta que dicho ajuste afectará a la amortiguación delantera-trasera.

Si su vehículo está equipado con amortiguadores que permiten ajustar la compresión/descarga rápida, todo lo explicado anteriormente es aplicable igualmente, sólo que para el caso en que la suspensión actúa con movimientos rápidos. Un ejemplo de suspensiones actuando en movimientos rápidos es al pasar sobre un arcén, algo que me gusta llamar "morder el arcén". Es aquí cuando la suspensión se mueve en un periodo de tiempo muy corto (bache-rebote rápido). Pasar sobre un arcén a gran velocidad (como en Monza, o en la chicane final de Magny-Cours) fuerza a la suspensión a comprimirse y descargarse en un periodo de tiempo mucho más corto que en una transición normal de pesos. Aquí es donde entra en juego el ajuste de amortiguación rápido.